HomeDeportesCómo es el impactante camión que correrá Pato Silva en el Dakar:...

Cómo es el impactante camión que correrá Pato Silva en el Dakar: 32 cambios, 800 litros de combustible y 180 km/h de velocidad máxima

Mira hacia su alrededor y en los ojos se ve la gratitud y la alegría por estar en el complejo deportivo Rey Abdullah, en Jeddah, Arabia Saudita. “El Dakar es lo peor que te pasa en la vida, pero queremos estar”. Lo dice como admitiendo la misma contradicción que genera su frase. Pero también sabe que estos momentos son únicos.

Juan Manuel Silva. Pato, el ídolo del automovilismo nacional, el que tras ser campeón de las categorías más importantes colgó el casco para convertirse en director deportivo del equipo Honda Puma Energy de Súper TC2000. Pero hay una actividad a la que valora y mantiene su pasión como en aquellos años de juventud cuando aceleraba un Fórmula Renault preparado por su padre en su querida ciudad chaqueña de Resistencia, donde soñaba a lo grande.

A los 49 años, y con 11 de ellos dedicados al Dakar, vuelve a la competencia más extrema del mundo como piloto, ya que su entusiasmo lo empujó a ser navegante, posibilidad que le permitió mantener su relación con esta particular competencia de manera ininterrumpida cuando el Dakar abandonó América y se afincó aquí en Arabia Saudita.

Esta vez es distinto, ya que debutará en la categoría camiones. Estos vehículos de unos 8.000 kilos que asombran por su imponente andar en las dunas, tendrá al Pato Silva como un competidor más entre los gigantes.

“Tengo expectativa, nervios y ansiedad. Más allá del nerviosismo propio por vivir toda la previa de un Dakar. Y a eso se suma la tensión que genera la ansiedad por conocer el resultado el test PCR por el Covid 19. Realmente se festeja como un gol cuando llegan el mail con el resultado negativo. Porque ese simple resultado puede tirar abajo el esfuerzo de tanto tiempo de trabajo de preparación para llegar a esta carrera”, confesó a Clarín en un fantástico diálogo arriba del mismo camión.

“Carlos Mel Banfi -piloto argentino y uno de sus navegantes, ya que son tres- me decía que es increíble estar con tanta atención a eso. Y pasa a ser las primeras etapas con los resultados PCR tanto en la Argentina antes de salir como aquí en Arabia Saudita”, destacó Silva algo que se vivió por toda la comunidad del Dakar con suma tensión.

En 2010 debutó en el mundo Dakar. Y a partir de allí quedó atrapado por esta magia inexplicable que posee la prueba más extrema del planeta. “Es mi Dakar número 12 para mí. Ya estoy inscripto y con el camión verificado. Estoy feliz de estar en Jeddah a punto de arrancar. Las primeras etapas serán las más complejas para mí, porque es todo nuevo.”, reconoció el chaqueño, que correrá para el equipo Puma Energy regional, ya que la paraguaya Andrea Lafarja lo hará en autos.

Juan Manuel Silva, el Pato, y el camión con el que competirá en el Rally Dakar 2022.

“Allá por 2009 comencé a competir en cuatriciclos para conocer la metodología del Dakar, para saber cómo era esto de navegar. Fue en el Campeonato Argentino de Cross Country en Mar del Plata. Luego llegó la etapa de los UTV con Emiliano Spataro y Norberto Fontana. Y luego con las camionetas. Tuve buenos resultados. Estuve dentro de los primeros 20 en Side by Side. El Dakar me atrapó”, contó casi como mostrando su debilidad por esta carrera.

“Cuando se fue de América del Sur decía que igual no podía estar fuera del Dakar. Se vino aquí, a Arabia Saudita, y me ofrecí de mecánico, de chofer, de cualquier cosa con tal de estar acá. Y me desempeñé como navegante. Hasta que apareció esta posibilidad, impensada para mí: competir en camiones. Lo tomaré con mucha calma. Tengo la experiencia de participar durante 11 años, pero jamás con un vehículo de estas características”, destacó.

Claro que el desafío es mayúsculo. No hay comparación con otro tipo de vehículo: “Manejar un camión te permite enfrentar las dunas desde una posición de manejo mucho más favorable. Pero también tiene aspectos negativos, como todo vehículo pesado. Aquí en la cabina vamos tres tripulantes. Y en el medio llevamos la hoja de ruta, que a partir de este año es totalmente digital para los competidores de todas las categorías”.

Hay experiencia y juventud dentro de la cabina del camión MAN del team Wevers: “Mi primer navegante tiene tan sólo 17 años, es un español (Pau Navarro) y deberá observar el instrumental, como por ejemplo un display que cuenta los kilómetros recorridos y permite medir distancias entre distintos puntos”.

Como todo vehículo de gran porte, hay detalles que no pasan inadvertidos: “El camión tiene 32 cambios, ya que hay que acostumbrarse a la alta, baja y media. Creo que me va a costar a entender cómo funciona la intermedia de la palanca. En especial para conducir sobre las dunas”.

Silva es realista sobre sus conocimientos con el camión: “Sobre terreno firme ya manejé y me adapté muy bien, pero lo más importante es sobre la arena. Estuve cuatro días probando este camión en Portugal y ayer en el Prólogo. Pero la realidad es que no tengo experiencia en arena con un camión. Me genera intriga buscar los límites en este vehículo”.

Sentado frente al volante, se entusiasmó al explicar cada botón, perilla y pantalla que posee el camión: “Tengo perillas con los que limito la velocidad, a 50 km/h y a 90km/h, en zonas de seguridad. El camión alcanza los 180 km/h. Y también puedo administrar los diferenciales delantero, medio y trasero”.

Juan Manuel Silva, el Pato, y el camión con el que competirá en el Rally Dakar 2022.

Claro que hay un grupo para manejar tantos detalles: “Somos tres tripulantes. El del medio, en este caso Pau, controla la navegación a través de la hoja de ruta, y el que va en la butaca derecha, Carlos Mel Banfi controla los tanques de combustible, ya que hay que pasar líquido de uno a otro. En total carga 800 litros de combustible. Es vital controlar la temperatura de agua, la presión de aceite y además controla un sistema para inflar y desinflar los neumáticos desde la cabina, detalle fundamental para el tránsito en dunas”.

Cuesta subirse al camión. El habitáculo está a dos metros del suelo. “Tenés que pisar una tuerca de la rueda, agarrarte del estribo, pegar el salto y con el mismo envión ya te tomás de la jaula para subirte”, explicó al introducirse en su nueva oficina por los próximos 15 días en medio del desierto árabe.

Silva quiere agigantar su figura en el Dakar. Salió el proyecto del camión en una comida campestre en la provincia de Buenos Aires y aquí está, a punto de poner primera con uno de los grandes protagonistas de la carrera que hace sufrir, pero todos quieren estar…

Jeddah, Arabia Saudita. Especial para Clarín.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

NOTICIAS RELACIONADAS

Mas noticias