HomeEspectáculosCris Morena: «Soy la única que hace semillero de talentos»

Cris Morena: «Soy la única que hace semillero de talentos»

Noticias y curiosidades del mundo

Por alguna extraña razón el rincón de luz está en ella y no en los lugares que habita. Fuimos testigos del hechizo generalizado que provoca Cris Morena con solo aparecer. En este caso, al bajar las escaleras de su oficina rumbo a la presentación de Te quiero y me duele, su nueva serie, hecha en México, que se estrena el 17 de agosto por HBO Max y que ya se sabe: tendrá su segunda temporada.

María Cristina De Giacomi fue asistente social antes de convertirse en Cris, a secas. Actriz, conductora, compositora, escritora, productora y directora, debutó a los 17 como imagen de una conocida marca de jeans. Después llegó la tele. Desde la novela Dulce fugitiva (con Silvana Rada y Gerardo Romano, en 1979) hasta llegar a Mesa de noticias (de 1983 a 1987, con gran elenco encabezado por Juan Carlos Mesa, Gianni Lunadei, Beatriz Bonnet, Alberto Fernández de Rosa y Edgardo Mesa).

Luego vendrían Amigos son los amigos (Carlos Andrés Calvo y Pablo Rago, 1990-1991), la conducción y producción de Jugate conmigo (4 temporadas, de 1991 a 1994). Y su último papel en Quereme, la ficción que protagonizó con Juan Palomino, dirigida por Diana Álvarez.

Cris Morena, en el lanzamiento de su nueva serie

Cris Morena, en el lanzamiento de su nueva serie «Te quiero y me duele». Foto Juano Tesone
El resto es historia conocida. Gracias a su talentosa fábrica de fenómenos para niños y adolescentes, rompió el rating de la tele, agotó temporadas de teatros y cruzó fronteras.

Recién llegada de Montevideo donde está inmersa en otro proyecto, del que no dirá nada por ahora, se relaja en el set armado para la entrevista con Clarín en el primer piso de Otro Mundo, su mega espacio creativo de Martínez, después de la presentación de Te quiero y me duele.

-¿Cuánto pesa ser Cris Morena? Pregunto pensando, sobre todo, en la mirada de los demás porque tu nombre es sinónimo de excelencia.

-¿Pesa? A veces pesa un poco, pero no mucho porque yo soy así. ¿Me pesa sabés qué? Disfrazarme, que igual ¡me encanta! porque no tengo muchas oportunidades de salir con esto a la calle o a ningún lado (se mira y acaricia el blazer negro del smoking con detalle de botones de strass en la delantera y de cuero en la manga, camisa blanca abotonada hasta arriba y cinturón finito plateado, todo del diseñador Jorge Rey).

Cris Morena viajó especialmente desde el Uruguay, donde prepara, en secreto, otra producción. Foto Juano Tesone

Cris Morena viajó especialmente desde el Uruguay, donde prepara, en secreto, otra producción. Foto Juano Tesone
Me fui de la tele hace 30 años porque sentí que no era lo que estaba buscando, que necesitaba hacer algo más profundo que poner la cara solamente.

Me costó muchísimo salirme de Cris Morena y después me di cuenta de que nunca me había ido de Cris Morena. La producción me dio muchas más posibilidades de hacer cosas interesantísimas y no volví nunca más a la tele, salvo para alguna nota, y no me interesa volver tampoco.

-¿Te arrepentís?

-No. Primero lloré un poco, la decisión fue dura. A veces uno toma decisiones en un momento de la vida donde decís: “¡Ey!”. Fue tan arrollador lo que pasó con Jugate, tanto el éxito, que me dejó en un punto tan alto que, por momentos, me sentía el flautista de Hamelin, que hacía así o así (levanta y baja el pulgar de su mano izquierda) y los jóvenes hacían lo que yo decía. Ahí dije: Esto no es lo que estoy buscando, quiero ir más hondo. Empecé a producir Chiquititas y también fue maravilloso. Y a partir de ahí decidí: no vuelvo más ni a la tele, ni a la cámara.

Un momento de

Un momento de «Te quiero y me duele». El uso del rickshaw (bici adelante, carro techado atrás para dos personas) tiene su historia.
-Entonces hoy no te pesa ser Cris.

-¡Nada! Estoy feliz. Me duró cinco meses la decisión de: sigo, no sigo, vuelvo a hacer Jugate, vuelvo a Amigos son los amigos… Y justo me dijeron: ¿Podés producir Chiquititas? Y me pregunté: ¿Por qué no? Empecé con mi hija (Romina Yan) y ya no salí nunca más de ese rol.

-Y tanto te marcó ese pasado que la serie se llama como una canción tuya, cantada por tu hija, que se estrenó en «Jugate conmigo» en 1991.

-Eso fue loquísimo. Cuando empezamos a pensar qué título tendría la serie, de golpe salió esta canción y dije: “Pucha, a todos les duele, a todos los personajes de esta serie les está doliendo amar o no amar. ¿Y si se llama Te quiero y me duele, como la canción que le hice a Romina cuando tenía 15 años?”. A HBO Max le encantó.

«Jugate conmigo», con Cris Morena, fue uno de los programas para adolescentes más exitosos de los ’90. Foto Archivo Clarín
-¿Por qué le hiciste esa canción a Romina, qué pasaba entre ustedes en aquel momento?

-Se la hice a la historia, pero aparte como ella estaba medio saliendo con Gaspar (Teverovsky), que era otro de los chicos de Jugate, bueno, viste que los primeros romances siempre duelen un poco… Entonces la compuse, fue divina, no me olvido más la grabación en el Centro Cultural Recoleta…

-¿Qué pensás de la televisión abierta actual, tan diferente a ésa que conociste y en la que reinaste?

-Ojalá vuelva la que conocí. Ojalá. Porque los productos enlatados me gustan, algunos mucho, pero llega un momento en que los formatos no me parecen nada interesantes. Todos estamos necesitando que vuelvan aquellas telenovelas y series para televisión.

«Las redes hacen cosas que nadie entiende. Igual, no se meten mucho conmigo», confió la productora. Foto Juano Tesone
Por ejemplo, El primero de nosotros fue una gran producción, que de hecho se da en otros lados del mundo, y me da pena porque hoy está saliendo muchísimo más caro hacer una serie con artistas, actores y todo lo que implica la producción que comprar un formato, y me duele. ¿Ves? Te quiero y me duele. Te quiero televisión y me duele.

-En ese contexto tampoco hay casi productos infanto-juveniles…

-(interrumpe risueña) No, pero va a haber, prontamente, no se preocupen…

-Confirmás entonces que hay otro proyecto… ¿Ya nos podés contar algo?

-(Niega con la cabeza pícara) Vuelve algo muy lindo, pero demasiado, demasiado lindo.

«Te quiero y me duele» narra la historia de Juan Gris y Lola Robles (la actriz Mar Sordo). Se grabó en México.
-¿Está relacionado con «Floricienta», algo así como la continuación de la tira de 2004?

-No exactamente. Igual todo lo que leas en las redes no es generalmente lo que sucede, quiero contarte que las redes hacen cosas que nadie entiende.

-¿Con vos también?

-Con todos. Pero como no soy un personaje tampoco que haga tantas cosas raras, no se meten mucho.

-No dejás que entren, además.

-No. Nunca dejé que entraran en mi historia, en mi vida, ni las redes ni nadie. Que digan lo que quieran, que hagan lo que quieran. Yo hago lo que quiero.

Cris Morena asegura que le encanta ser abuela.

Cris Morena asegura que le encanta ser abuela.

El Semillero de Cris

Si algo se le reconoce es su capacidad para descubrir talentos. Un don que empezó como productora de Jugate conmigo (de allí surgieron su hija Romina, María Susini, Hernán Caire, Luciano Castro, Michel Brown y Nicolás Scarpino).

Desde 1995 creó hasta el día de hoy 14 ficciones, 15 si contamos la que está en proceso. Las más exitosas: todas las versiones de Chiquititas, Verano del ’98, Rebelde Way, Rincón de Luz, Floricienta, Amor mío, Alma pirata, Casi ángeles y Aliados.

En ellas descubrió, entre otros, a Lali Espósito, Agustina Cherri, Luisana y Darío Lopilato, Eugenia Suárez, Celeste Cid, Peter Lanzani, Marcela Kloosterboer, Felipe Colombo, Benjamín Rojas, Dolores y Tomás Fonzi, Romina Ricci, Jazmín Stuart, Florencia Bertotti, Camila Bordonaba, Candela Vetrano, Gastón Soffritti, Brenda Gandini, Eva de Dominici, Emilia Attias, Nicolás Riera, Rocío Igarzábal y Oriana Sabatini.

Sin embargo, Cris aclara que no tiene una varita mágica, sino que lo suyo es intuición y energía.

Con esa experiencia trabajó cinco años en crear esta usina de artistas, como la llaman, que inauguró en marzo de 2021 en Martínez. El semillero, que siempre soñó. Una exfábrica de 2.800 metros cuadrados en donde todo habla del Planeta Cris.

Del

Del «semillero» de Cris Morena salieron Peter Lanzani, Lali Espósito, Luisana Lopilato… Foto Juano Tesone
-Es un semillero. De hecho, lo que estoy armando ahora es con casi todos artistas de Otro mundo, porque no los encontré en otros lugares. Y hubo castings en España, en México y siempre elegían a los chicos de Argentina. Soy la única que hace semillero de talentos-, sostiene Cris.

-La lista de actores y actrices que salieron de tu usina es apabullante, yo contabilicé más de 50.

-Sí. Y, además, es una lista realmente placentera. Porque no hay cosa peor que no dejar volar a alguien que ya está volando. ¿Tener mantenido a una persona tipo representante por años y años y no tener qué darle? Es lo peor que hay. Entonces lo mejor es generarle el vuelo y después… ¡aprendé a volar! Y así es Lali, Peter, Luisana… todos.

En la conferencia de prensa cuando le preguntaron por el tema, le señalaron que Peter casi ganó un Oscar y ella no dudó: “Se lo va a ganar. Acuérdense lo que les digo hoy: ‘Peter va a ganar un Oscar’. Aparte él me lo dijo a los 14 años. Estábamos viendo una película juntos, con mi nieta Azul, Finding Neverland (Descubriendo el país de Nunca Jamás), y me dijo: ‘Yo me voy a ganar un Oscar. Le respondí: ‘Bueno, espero que me llames ese día’. Estuvo ahí, pero no me llamó (risas).

«Te quiero y me duele»

“¡La serie es tremenda!”, define sin eufemismos. “Se filmó en Veracruz y en México DF y la historia comienza a partir de un inmenso tornado”.

Juan Gris (Roberto Aguilar), conduciendo su vehículo en plena tormenta.

Juan Gris (Roberto Aguilar), conduciendo su vehículo en plena tormenta.
Nobleza obliga, hay que aclarar que no fue un “inmenso tornado” en México, sino una lluvia torrencial en Nueva York, la situación real que vivió Cris hace tres o cuatro años.

La resumimos: sin taxis a la vista, ella y su amiga se subieron a un rickshaw (bici adelante, carro techado atrás para dos personas, más conductor que pedalea). El joven, para ella de origen turco, les aseguró que si tardaba más de tres minutos en llegar al hotel que quedaba a diez cuadras, frente al Central Park, les haría un descuento sobre los 50 dólares que costaba el viaje. Pedaleó tan vigorosamente que cumplió el tiempo récord.

Cris se olvidó el paraguas. Él le avisó, ella lo fue a buscar y, cuando se dio vuelta, la miró y le dijo en inglés: I want to kiss you (Quiero besarte). Sorprendida (“Me quedé helada”, en sus palabras) atinó a decirle: “Te beso yo”, en inglés.

“Por supuesto yo lo besé acá (se señala la mejilla) y nunca más lo vi. En la serie no es tan así, es un poquito más jugado”.

-Más allá del beso que Juan Gris (Roberto Aguilar) y Lola Robles (Mar Sordo) se dan en las primeras imágenes del trailer, me sorprendió la intensidad de lo que vimos de la serie.

-Es la historia de un grupo de chicos y chicas que están marginados, pertenecen tanto a la clase alta como a la clase más disminuida por así decirlo, y se conocerán para abrazar una versión nueva de ellos mismos. Su conflicto será descubrir quiénes son. Estoy súper orgullosa del trabajo que hicimos en los 13 capítulos… Y spoileo: ¡Estoy preparando la segunda temporada!

«Hice un largo camino, con muchas dificultades, pero aprendí a dar las batallas que tenía que dar, sigo aprendiendo», le dijo a Clarín. Foto Juano Tesone
-En la presentación mencionaste a Franco (el hijo de Romina y el mayor de sus cinco nietos que hoy tiene 23 años). No sos de las que rehuye de la palabra abuela, se te nota el orgullo.

-¡Me dicen abuela! Además, mi hija se encargó de que me dijeran abuela. La verdad en ese momento me hubiera divertido más que me dijeran Titi, como mis otros nietos, o Cris. Pero cuando lo escuché por primera vez de Franco, cuando tenía un año decir “abela”, casi me muero. Y sí, soy abuela, soy re abuela y me encanta.

Con Fran a veces componemos juntos. Yo le tiro alguna letra, por ejemplo, Vida, que hicimos para la pandemia y la amo. Creo que vamos a hacer muchas cosas juntos porque es muy talentoso. Él escribió y compuso Marginados, una de las canciones más importantes de la serie, así que para mí es un orgullo gigantesco.

-¿Sos exigente con él?

-No soy exigente, soy entusiasmante (risas). Y él conmigo también. Me dice: “Ay abuela, tal cosa y tal otra. ¡Dale! Intentalo”. Y, por ahí le contesto: “Esto me da nervios. Y te lo digo a vos Fran, porque es muy difícil decirle que no a alguien que amás tanto”. O decirle a alguien: “Che, esto no me copó”.

Pero con Franco no me pasó y no me va a pasar porque estamos en una sincronía muy especial. Y tiene que ver con algo que viene de otro lado, coincidimos en muchas cosas, y además es un gran compositor.

-¿Qué pensás que te diría Cris de los comienzos, la de «Mesa de noticias», si te ve hoy?

-Primero diría: “Seguuuundoooo” (se imita en aquel recordado papel de ascensorista). Y después estaría muy orgullosa, y no lo estoy diciendo para autocomplacerme.

Estoy orgullosa de como soy. Estoy bien como soy. Sí, hice un largo camino, con muchas dificultades, pero aprendí a dar las batallas que tenía que dar, sigo aprendiendo todo el tiempo, pero antes daba batallas inútiles. Ahora elijo más con quién batallar y a quién abrazar.

POS

NOTICIAS RELACIONADAS

Mas noticias